El día B

Ese día desperté y descubrí que atrás habían quedado los nervios de semanas anteriores, el estrés de tanta preparación y organización, el ir y venir a buscar todas las cosas y comprobar una y mil veces que todo estuviera a punto y a nuestro gusto.

Sabía que sería perfecto y que lo íbamos a disfrutar tanto o más de lo que habíamos pensado, sobretodo porque lo íbamos a compartir con todos a los que queremos.

Fue precioso recibir tu ramo de flores, el mensaje precioso y romántico que incluía hizo derramar las primeras lágrimas en un día que se convertiría en una colección de emociones.

Se bien que te emociono especialmente leer mi carta sorpresa, y es que eres ese tipo de hombre fuerte y de aspecto duro pero con un corazón increíblemente grande y sensible.

Y llegue allí, y sonó mi canción, esa melodía que no importa las miles de veces que la escuche que sigue consiguiendo ponerme los pelos de punta. Y me faltó mi estrella llevándome del brazo, no fue fácil ese camino pero que tú estuvieras esperándome hizo que respirase con tranquilidad.

Estabas guapísimo, especialmente guapo, quizás la sonrisa que se dibujaba en tu cara te hacía brillar de esa manera. Recuerdo cómo me mirabas y unas tímidas lágrimas recorrían mis mejillas.

Nos dedicaron palabras preciosas que nos hicieron emocionarnos en repetidas ocasiones, los que nos quieren saben cómo tocarnos la fibra.

Nos dimos el beso que selló el “sí quiero” y comenzó la fiesta, una fiesta llena de risas, charlas, bailes, bromas, sorpresas y de nuevo emociones. Nos acompañaron hasta el final, haciendo que ese día se convirtiese, en aquel momento, en el mejor de nuestras vidas.

La gente lo disfrutó casi tanto como nosotros, y eso se nota. Hubiera dado lo que fuera porque esa noche durase unos días más. Rodeados de los nuestros, con ese calor y cariño que nos dan, porque tenemos la suerte de tener muchísimo amor a nuestro alrededor y al fin y al cabo es ese motor que mueve la vida.

Ni en mis mejores sueños hubiera tenido una Boda como aquella, supiste hacer que me sintiera como en un cuento de hadas, cada beso, cada abrazo, cada susurro, cada caricia… viví la magia más pura del amor.

Gracias por cogerme de la mano para caminar juntos en el sendero de la vida. 

Volvería a casarme contigo una y mil veces. Feliz aniversario. Testimu mi amor.

Anuncios

13 pensamientos en “El día B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s