Poniendo límites 

Está claro, los niños deben vivir en un entorno de tranquilidad, amor, paciencia y bonitas palabras. Pero no todo lo que hacen se puede permitir, ni todo lo que hacen nos hace gracia, se deben poner límites.

Cada día que pasa, Churreta es más mayor, y como es lógico, le apetece descubrir cosas y con esto, sumar más “no” a mi colección de madre… Ya he perdido la cuenta.

Ser niño es disfrutar de la vida, jugar y aprender de todo lo que le rodea día tras día. No se debe negar el juego, como os explicaba hace unos días en mi post sobre el juego libre. Hasta aquí todos de acuerdo. Pero también hay que poner unos límites al juego, no pueden hacer todo lo que les de la gana, y hay veces en las que no debemos ceder a algunas de sus acciones. 

“No todo son negativas y límites, también deben haber negociaciones y trucos”

A mí me pone de los nervios que abra tooooodas las puertas del mundo, no sé que tienen que le encanta abrir y cerrar sin cesar, pero bueno, para eso hemos puesto remedio, unos topes en las puertas de las habitaciones y así se mantienen abiertas. Pero no son solo las puertas de las habitaciones.

Cuando viene con mami a la cocina quiere abrir todos los cajones y puertas, pues bien, hemos llegado a un acuerdo, no se abren todos, solo hay uno que es el que puede abrir, lo sabe, lo sé, y aunque el intente ganar más puertas e intentar convencerme con esa cara de “soy un angelito” , no, sabe cuáles son las “suyas” y hasta aquí llegamos.

Cuando vamos al baño a arreglarme, pasa lo mismo, quiere abrirlo todo y desmontarme el baño. Pues bien, una de las cosas que le gusta es pesarse una y otra vez, sube a la báscula y baja de la báscula hasta que se cansa, y cuando se cansa, mami tiene un truco infalible, dejar que se lave los dientes con su cepillo con agua, oye, no hay cosa que más ilusión le haga, espero que esto le dure toda la vida.

En el comedor tiene su zona de juego y aunque está claro que no se respeta el perímetro, ni pretendo que así sea, no se juega en el mueble de la tele, prohibido, básicamente porque no quiero quedarme sin tele. Además, aunque hay madres que comentan que deben quitar todo lo que está al alcance de sus peques, yo debo decir que en mi caso no ha sido necesario, él sabe lo que se puede y lo que no se puede tocar, hay ciertas cosas con las que puede jugar sin problema alguno. Está claro que los objetos que podían causarle algún daño, mami los ha quitado de su alcance. Lo cierto es que no suele tocar casi nada.

El tema de recoger y ordenar después es otra cosa, es lo lógico, ser p/madre y vivir recogiendo la cuarta parte del día. ¿¿Me entendéis perfectamente verdad?? Si me diesen 1€ por cada vez que recojo “algo” menudas vacaciones me podría pasar jajaja

“Los niños no son tontos, saben bien dónde están los límites pautados”

Sin ir más lejos, sabe lo que puede hacer con la yaya y que con la mama no funciona. Y es que, como dice mi madre: “las yayas estamos para malcriar” y a mí me parece muy bien, que haga lo que crea conveniente, con ciertos limites claro está. Con esto me refiero a cosas como que la yaya le deja jugar con una infinidad de cosas con las que mami no le permite. Allá ellos con sus cosas.

Pensemos por un momento… ¿Qué pasaría si les dejásemos hacer todo lo que quisieran? 


Anuncios

3 pensamientos en “Poniendo límites 

  1. Bufff…pues con Payasote esto me está costando un mundo, vamos, que no me hace ni puñetero caso. Aquí la cocina y el baño están siempre cerrados para que no entre, si he de cocinar o arreglarme lo siento en el carro o la trona para que me mire, pero paso de que toquetee el cubo de la basura o el wc. Pero es más rápido que la luz, como se me olvide la puerta abierta…va corriendo, se planta allí, me mira, le digo que no puede entrar, adelanta un pie, se ríe y entra! El muy gamberro me desafía a sus 14 meses, lo flipo. Le puedo repetir mil veces que no toque algo que ni caso, ahora, si es algo que le conviene me hace caso a la primera “dame la zapatilla que te la ponga que sin zapatilla no puedes caminar” así que problema de compresión no es…para reyes me pido dos o tres sacos de paciencia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo la casa la tengo tal cual la tenía antes de la llegada de el, prefiero enseñarle a eso si o no, o despacio o eso solo lo toca mamá o papá a quitarlo de en medio, y lo van aprendiendo la verdad. El me ve mirarlo y ya si esta haciendo algo que no debe se quita jajajaja como me conoce, yo también riño. Pero bien y poco a poco lo va comprendiendo…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s