Tata quería decirte…

Cuando nací tu ya llevabas cerca de 9 años en este mundo, aunque no te parecí demasiado “bonita” (y es que no lo era, porque menudo monito jiji),  estuviste dispuesta desde el primer minuto a quererme, cuidarme y mimarme como la que más.

Recuerdo cuando de pequeña me llevabas con tus amigas, quizás tenías 15, 16… no recuerdo exactamente, pero no tenías problemas en llevarte a tu hermana pequeña a todas partes, y aunque hicieras cosas que a ella no le gustaban en absoluto, no tenías problemas, yo nunca se las contaba, siempre guardaba tus secretos, tus cigarros, tus gamberradas, tus besos… Pero es que me gustaba tanto estar contigo, que me daba igual tener que guardar mil secretos.

Aún recuerdo cuando, con tu primer sueldo, me compraste un regalo, siempre tenías un detalle para mi y nunca te olvidabas de llevarme a todas partes contigo, yo nunca te molestaba.

Fuimos creciendo y con ello, tu empezaste con tus proyectos de vida, cada vez estabas menos en casa porque tenías novio, salías más los fines de semana, y aunque me llevabas mucho contigo, ya me faltabas más que antes.

Recuerdo como si fuese ahora el día de tu boda, lo disfruté muchísimo, pero al llegar a casa… ya no estabas, ni estarías nunca más compartiendo habitación conmigo, ni esas noches de charlas hasta quedarnos fritas, no sabes la sensación de vacío que sentí, fue para mi, una pérdida que me dolió en el alma y me hizo llorar en más de una ocasión.

Por si fuera poco, llegó la mala noticia, ellos decidieron poner fin a lo suyo y no fue nada fácil, ni para ti ni para mi, cada una en su papel y en su lugar, pero se llevó como mejor se pudo.

En 2003 tuvimos la mejor de las noticias, fuiste mami de la cosita más bonita del mundo y llegó para sacarnos sonrisas y llenarnos de felicidad. Nunca podré expresar con palabras lo que me hiciste sentir. Seguro que el amor que se tiene hacía otras personas se transmite desde el interior, porque ese cariño, admiración y adoración que ella siente hacía mi solo puede ser gracias a ti. La quiero con locura y te agradeceré una y mil veces que me hicieses ese regalo precioso.

Pasaron los meses y la vida nos había preparado situaciones muy difíciles, las cuáles nos hicieron pisar el infierno.

La vimos a ella pasar por la UCI, y más tarde, sin apenas tregua, tras mucho sufrimiento, y sin apenas creer lo que estaba pasando, nuestra estrella nos dijo adiósEl golpe más duro de nuestra vida, sin duda.

Tras esto, tomaste la decisión de cambiar tu vida, decidiste vivir sola con Xè, y aunque te costó muchísimo salir adelante, yo siempre estuve a vuestro lado. Sé que me lo has agradecido muchas veces, pero no tienes porqué, lo hice porqué quise y porque os quiero con locura, lo daría todo una y mil veces por vosotras si así lo necesitarais.

Pude disfrutar de verla crecer, de tenerla a mi lado a menudo, de cuidarla, de darle mil caprichos y de sufrir sus patadas al dormir… menuda terremoto en la cama jajaja Me siento orgullosa de la mujercita en la que se ha convertido, aunque para mi siempre será mi bebé.

Fuiste mi confidente durante años, compartimos momentos divertidos y risas, te expliqué mis más profundos secretos, y siempre, SIEMPRE los apoyaste, sin juzgarme, aunque pudieran ser totalmente lo contrario a lo que tu hubieras hecho, no todo el mundo tiene la suerte de contar con una amiga tan incondicional.

Disfrutamos de cenas, bailes y copas hasta el amanecer, recuerdo esa etapa con un cariño tremendo, eras esa amiga perfecta con la que todo salía siempre a pedir de boca.

Ojo, que no todo era paz y amor, también nos hemos discutido y levantado la voz y quizás, dicho cosas feas, pero se han olvidado siempre rápido. Si alguna vez he dicho algo que te haya dolido en el alma…te pido perdón.

Compartiste el día de mi boda y me hiciste emocionarme de manera muy especial con tu lectura… dijiste tantas cosas especiales que no pude evitar llorar, y es que cuando alguien a quién quieres tantísimo te dedica palabras tan profundas y sinceras, es inevitable soltar unas lágrimas.

Eres una tía auténtica, de esas a las que no le importa rodar por el suelo y hacer la payasa para reírte con él, como te dije, aunque no te vea todo lo que nos gustaría, por la distancia, los ratitos a tu lado nos encantan.

Hace ya mucho tiempo que eres feliz, ha llegado una persona a tu vida que sabe como hacerte sonreír y sacar lo mejor de ti, no sabes cuanto me alegro, al igual que de tus logros, laboralmente hablando, te lo mereces todo.

Ayer hizo 40 años que naciste, y ya sabes, el 4 es tu número de la suerte, así que a disfrutar cada día de tu vida y no pienses en la edad, en realidad es sólo un número, y tú y yo sabemos que tu espíritu es mucho más joven y tu cara aún más, estas divina!!!

Para terminar te diré que aquí estoy y estaré siempre para lo que necesites, te apoyaré en todo, y sólo me queda decirte que te quiero y que siempre te querré, y ya sabes…

Hasta el infinito y más allá

Anuncios

2 pensamientos en “Tata quería decirte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s