¡Socorro! Llegó la aDOSlescencia

Inocente de mi cuando creía que esto era una leyenda urbana… se puede decir que mi hijo está, antes de cumplir sus DOS, en plena etapa de aDOSlencencia.

 

Bienvenidos a la etapa de las rabietas, del NO a todo y de los miedos.

Si Churreta era de los que solía obedecer a mami, hacerme caso si le decía que no se tocaba nada y que estuviera a mi lado… ahora le da igual que le diga que no toque que me voy a enfadar, que toca absolutamente todo, y encima me mira mientras lo hace.

¿Cambiar el pañal? Me río yo de los deportes de riesgo, y es que una de las peores cosas que existe en esta vida, para él, es que le cambien el pañal, menudo mosqueo, esto de que le interrumpas lo que esté haciendo para cambiar el pañal, se ha convierte en enfado asegurado. Llora y se retuerce como si lo estuviéramos matando, no lo soporta.

Cualquier cosa que se salga de lo que el piensa o quiere hacer, es llanto y pataleta asegurada, no tiene problemas en plantarse en el suelo en medio de la calle si algo no sale como a él le apetece en ese momento. Allá estoy yo en plan… “no me molesta lo que haces, esperaré a que te levantes” (aunque por dentro me reconcomen los nervios, sobretodo cuando cada persona que pasa tiene que opinar sobre la situación)

 

¡Es que parece que está enfadado con el mundo!

Si le despiertas de la siesta mal, si se despierta solo peor, si le toca comer mal, si le toca merendar peor, cuando las cosas se tuercen lo tira todo al suelo y se queda tan tranquilo. Y si antes se dormía solo en su camita, ahora ya no, necesita que papi o mami hagamos guardia en la puerta “medio abierta” de su habitación.

Tiene a miedo a quedarse a oscuras en una habitación, así como a ir al pasillo a por algo si la luz está apagada. No me dice que tiene miedo, simplemente con la cara y los pucheros que hace, me queda claro.

Pánico es lo que le ha cogido al carro, ya no hay manera de sentarlo sin que se vuelva loco. A veces tengo suerte y encuentro algún truco que funciona, trucos que por cierto no funcionan otras veces, pero bueno.

Todo es NO, incluso, en ocasiones, haciendo lo que le has pedido que haga y que, por supuesto, no quiere hacer, me está diciendo que NO, además un no así como más largo para que me quede claro que no está dispuesto a obedecerme.

Eso si, curiosamente, todas estas cosas le pasan, en la mayoría de las coasiones, estando solo con mami, con los demás es un pequeño angelito… no entiendo nada!

Por suerte, no son así todos los días, pero temo que si lo sea, ¿y papi quiere ya un hermanito?  Creo que no estoy preparada.

 

Lucha para irnos del parque, lucha para que me de la mano por la calle, lucha para que esté quieto a mi lado más de 20 segundos, lucha para vestirlo, lucha para ponerle crema tras el baño, lucha para que no toque nada en las tiendas, lucha para cortarle las uñas…

 

Llegó la aDOSlescencia

Y ahora decirme… trucos para sobrellevarla de la mejor manera posible?

Anuncios

4 pensamientos en “¡Socorro! Llegó la aDOSlescencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s