Reflexiones de un sábado noche

Por el título bien podría ser el inicio de una crónica sobre una noche de copas y bailes, como lo solían ser los sábados de hace ya 5 años. O bien una de esas noches de cena y cine con mi marido de hace poco más de 2 años. Pero por la imagen supondréis que no, y es que la vida ha dado muchas vueltas desde ese 3 de agosto en que besé por primera vez a mí otra mitad. Unas vueltas maravillosas que han puesto mi mundo patas arriba pero lleno de amor.

Anoche llegué a casa tras 14 horas de trabajo, y aunque fue una guardia tranquila, no dejan de ser muchas horas fuera de casa,  con madrugón incluido, y además con casi 24 horas sin ver a Churreta.

Como bien sabéis soy una mami de rutinas, me gustan si, aunque reconozco que me las salto en más de una ocasión, son la base en mi forma de criar a mi hijo. Pero anoche, tras varias consecutivas en las que Churreta se dormía sólo en cu cama, decidió romper mis esquemas, y no quiso por nada del mundo, quedarse sólo en su habitación y mucho menos, dormir sin mi.

Hacía meses que no necesitaba mis brazos para dormirse, y ayer los quiso, y aunque mi primer pensamiento fue: “si hoy se duerme así, quizás perdemos todo lo que habíamos ganado en estos últimos días” en segundos reflexioné y lo vi muy diferente: “hoy no ha visto a mami en todo el día y me necesita” y no tuve dudas, me necesitaba, y para qué engañarnos, yo a él también.

Y de la mejor manera que podía terminar su día, y se agotaban las horas del mío, se relajó y nos dedicamos mil caricias mutuas y me hizo sentir especial, volví a sentir que era mi bebé, algo que en los últimos meses ha cambiado mucho. Y si, se durmió en mis brazos.

Mañana ya se verá, no se si se dormirá sólo o no, pero hoy no me importa nada más.

Hoy me quedo con lo mejor, sentir que me necesita 

y que mis brazos son, aún, su mejor cobijo. 


Que nunca volverá a tener 2 años, que el tiempo se escapa entre los dedos 

y yo quiero disfrutarlo al máximo, a cada segundo.



Y estas son, a día de hoy, las mejores reflexiones de un sábado noche, momentos que nada tienen que envidiar a los de años atrás. Porque ahora las mejores noches de fin de semana son a su lado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Reflexiones de un sábado noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s