Sorteo de una MiniMat de Iwannatoy

La semana pasada dió comienzo el sorteo de una MiniMat de Iwannatoy en mi cuenta de Instagram, pero como no quiero que nadie se lo pierda, hoy os lo cuento por aquí.

⭐️¿Qué tienes que hacer?

1️⃣ Seguirme a mí @mamacuchufleta y a @iwannatoy

2️⃣ Dar me gusta en la imagen del sorteo en mi instagram.

3️⃣ Nombrar a 4 mamis/papis, deben ser reales y está prohibido que sean famosos o influencers. Podéis invitar tantas veces como queráis, pero sólo será válida una participación por persona. 

⭐️El sorteo empezó el jueves 16 de febrero y terminará el 2 de marzo, en los días posteriores se comunicará el ganador. 

⭐️El ganador podrá escoger la MiniMat en color azul o coral. 

 

¿¿A qué estás esperando??

Sabía que te echaría de menos

Hacía ya varias semanas que sabía que me marcharía y que dormiría 2 noches sin tí, pero creo que no estaba preparada. Tenía los sentimientos a flor de piel y no hacía más que darle vueltas a cómo estarías sin mami.

No es que dude de que papi y las yayas no te fuesen a cuidar bien, lo sé y perfectamente, pero mami no estaría para calmar tus angustias en plena noche y eso me tenía el corazón encogido.

Aunque es cierto que por trabajo, cuando empecé tras mi baja maternal, tuvimos que pasar muchas noches separados, fue por obligación, no por voluntad propia, distinto completamente a esta vez en que, aunque suene mal, es real, yo escogí marcharme sin tí.

Que mala madre me sentía sólo de pensarlo

Mis amigas, las mamis, no mamis, bloggers, no bloggers, papi, la yaya, todos todos me apoyaban desde el primer momento y me animaban a disfrutar del fin de semana, pero reconozco que nada aliviaba mi malestar.

Me sentía un poco pesada hablando sobre esto, sobretodo durante los últimos días, y es que a cada persona que me preguntaba sobre el fin de semana y el evento y todo lo divertido y genial que sería, yo solo podía pensar en qué estaría lejos de tí.

Todavía no me había marchado y ya sabía que te echaría de menos

El viernes, cuando te estaba dando de comer, se me cayeron las lágrimas, menuda lucha interna entre las ganas de marcharme y disfrutar y la pena de separarme de tí. Podéis llamarme pesada pero es que realmente viví una lucha interna, que me hizo incluso plantearme en algún momento, el no irme.

Además parecía que sabías que estarías muchas horas sin verme porque pasaste todo el viernes dándome besos y abrazándome. 

Estuve inquieta todo el fin de semana, disfruté, si, no lo voy a negar, porque es obvio, pero fue llegar, verte, abrazarte y sentirte de nuevo con mami y volver a tener la tranquilidad de que si algo necesitas, mami está aquí. 

Imagen de FotosalNiu                                                                           Imagen de FotosalNiu

⭐️Si te ha gustado lo que has leído te invito a comentar este post y, si te apetece, a seguir mi blog.

 

img_1159

Después de la tormenta… me siento mala madre

Está claro que no todo son momentos idílicos en la maternidad, pero desdeluego disfruto de mi hijo todo lo que puedo y más y debo decir que me hace inmensamente feliz. Esto no quita que existan momentos en los que pierdo la paciencia, me estreso y me enfado con Churreta y si, me comporto como no me gustaría.

Intento ser muy paciente con Churreta, como bien os conté en este post, pero para mi desgracia, no siempre lo consigo, por mil motivos, el principal, diría que el cansacio.

Hace un par de semanas tuvimos la visita de un virus, que hizo que el peque estuviese muchos dias con fiebre, y como consecuencia más mimoso y dependiente de los papis. Tuvo que estar más de una noche colechando porque, o bien no bajaba la fiebre, o no se encontraba bien, le costaba dormirse y nos necesitaba. No dudé ni un momento en darle todo lo que necesitaba, pero evidentemente, esto ha traido consecuencias para su hábito de sueño.

La fiebre se marchó y a la par dejó una intranquilidad en Churreta a la hora de acostarse, no sabía como hacerlo para dormirse solo y se agobiaba y lloraba desesperadamente. Aunque en estos últimos días si que se duerme más rápido, pero conmigo en la habitación… a media noche tiene una “alarma interna” que lo despierta con un llanto desesperado, que no es capaz de frenar hasta que no está en la cama de los papis.

La otra noche pensé que la solución podría ser quedarme con él en su cuarto hasta que se durmiera de nuevo, y lo hice, pero esto me costó 2h, con sueño, agotada y finalmente con la paciencia consumida.

Así que lo acabé cogiendo en brazos, llevándolo a nuestra cama y diciéndole que estaba muy enfadada y que me había hecho perder el tiempo… tras taparme y él haberse quedado relajado al sentir mi cama y a mami a su lado… me sentí fatal por mi actitud y se me cayeron las lágrimas.

Es cierto que llevo unos días un poco blandita, sentimentalmente hablando, pero también es verdad que cuando se me agota la paciencia, después no me siento bien.

Y DESPUÉS DE LA TORMENTA… ME SIENTO MALA MADRE

 

Mamis, papis… ¿Nunca os ha pasado esto?

 

⭐️Si te ha gustado lo que has leído te invito a comentar este post y, si te apetece, a seguir mi blog.

 

img_5360

Mamá llorona

Lo reconozco, siempre he sido una persona muy sensible, emocionalmente hablando, con los sentimientos a flor de piel y de esas que se le cae la lágrima con cualquier situación emotiva, pero desde que soy madre esa labilidad emocional ha aumentado considerablemente.


 

Si, que si veo una película de amor de esas en las que la relación pasa por diferentes etapas, de felicidad, de traiciones, de separaciones, de reconciliaciones… pues lloro, pero no unas lágrimas no, llorar a moco tendido, y no solo conpelículas de amor si no con otras que contengan cualquier episodio emotivo. Así como con series, documentales, etc.

Por ejemplo con la película de “El diario de Noa”, no importa las veces que la vea que el disgusto que me llevo es tremendo. Así como con “una pareja de tres”, algunos de los episodios de “Velvet” o “polseres vermelles”. Y no puedo olvidarme de mencionar mi vídeo de boda, no importa las veces que lo vea que lloro como una niña, ya no solo por todo lo que vivimos, también por ver a personas que hoy no están a mi lado.

Disgusto el que me llevo cada vez que me cuentan problemas infantiles relacionados con enfermedades varias, más vale que no me los expliquen porque lo llevo fatal, algo me remueve por dentro como madre y hace que me duela más de lo que debería. No quiero ni imaginarme lo que deben estar pasando esos niños y sus familias.

No puedo ver a gente necesitada, ni por la calle, ni por la tele, a los que no tienen para comer o que duermen en la calle, si por mi fuese les daba dinero y comida a todos, soy así y me parece que nunca cambiaré. Una de las cosas que pude hacer y me hizo sentir genial fue mi viaje a África, donde pude prestar mi ayuda en el ámbito de la salud.

 

Me emociono fácilmente con la felicidad de los mios, con los momentos emotivos para ellos, con los detalles de los míos.

Me aguanto las lágrimas en los eventos de mis sobrinos, cuando veo a Xènia bailar como lo hace en sus actuaciones, cuando he visto Dani jugar a fútbol (aunque hayan sido pocas) y marcar un gol, o cuando Lucía hace 4 filigranas de baile. Esto no lo sabe nadie… ahora ya si, jajaja

Ver a mi hijo crecer, aprender cosas nuevas, avanzar, evolucionar, cuando lo veo reír, cuando lo miro con papi, me da un sentimiento de alegría y amor que no sabría como describir, pero son unas cuantas las veces en las que lloro por este motivo. Y es que a veces nos cuesta tanto valorar todo lo bueno que nos rodea…

“No es más rico el que más tiene si no el que menos necesita”

 

Y es que lloro, por lo malo y por lo bueno, pero tengo el resorte de la lágrima muy sensible, y así soy yo, así es mamacuchufleta.

 

Y ahora decirme… ¿no llorais más desde que soys p/madres ?

 

⭐️Si te ha gustado lo que has leído te invito a comentar este post y, si te apetece, a seguir mi blog.

 

 

 

 

Miércoles Mudo 15.2.17

Feliz 20 cumplemes mi Churreta precioso❤️ 


“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí .

DiY Botellas sensoriales

Os dejo este post con un DiY sencillo para que vuestros peques se distraigan e investiguen, las botellas sensoriales, una manera divertida de estimular los sentidos de los pequeños, ideales para la educación visual y auditiva.

Hay de muchos tipos, de diversos tamaños y rellenas de distintas cosas, algunas con líquidos y otras sin, unas con colores varios en cada una de ellas y otras con un solo color por botella, con pasta o arroz, con lápices y ceras, etc. Está claro que las hay de mil y una manera, pues bien, aquí os dejo las nuestras.

  • Cada una de las botellas, que yo he fabricado, cumple los siguientes requisitos:
  1. Uso de los colores azul, rojo, verde y amarillo, un color para cada una
  2. Composiciones distintas
  3. Niveles de llenado diferentes 
  4. Diversos sonidos al agitarlas


MATERIAL:


  • 4 botellas de plástico 
  • Pompones de diferentes tamaños en color verde
  • Gomas, florecitas y globos de agua en color rojo
  • Agua, purpurina normal y de estrellas y lentejuelas en color azul
  • Piezas varias: bolitas, clips, brillantitos, minipiezas de montaje y fichas de parchís en color amarillo
  • Silicona y pistola de silicona


PROCEDIMIENTO:

  • Es muy sencillo, tanto que en unos minutos las tendréis listas. Se llenan las botellas con el material seleccionado para cada una de ellas, se aplica silicona en los tapones y se cierran bien. Se deja secar y listas para que los peques jueguen! 


Fácil, económico, bonito y divertido ¿verdad?
⭐️Si te ha gustado lo que has leído te invito a comentar este post y, si te apetece, a seguir mi blog.

¿Mi primera crisis como Blogger?

Y de repente un día te sientas, preparada, lista y dispuesta a escribir un post interesante, completo y que guste infinito, por cierto algo que me sorprende cada día más, y es que nunca acierto en lo que creo que puede gustaros más.

Empiezas con unas palabras, unas líneas y 3 párrafos contados y entonces te parece aburrido, soso y poco interesante, lo dejas en borrador, por si acaso después te inspiras y puedes seguir ampliando el tema.

Sigues con otro post, porque ahora sí, te has inspirado y este tema mola mil, entonces te dispones a redactar y cuando llevas 4 líneas te parece un rollo. Guardas de nuevo y sales.

Repasas algunos de tus posts, los más antiguos, los más recientes, los más comentados… a ver si te inspiras y sacas algún post decente.

Vuelves a empezar con otro post, los que acabas de dejar en borrador te siguen resultando insípidos como para continuarlos. 

Pasa el rato y nada, la inspiración no llega y todo ese rato que has pasado intentando crear contenido no ha servido de nada.

Cierras el programa y te pones con otras cosas.

Y esto sucede uno, dos o incluso más días seguidos. Por suerte tenías guardados y preparados algunos posts muy chachis, o al menos eso crees, que vas publicando mientras dure tu sequía para generar posts interesantes.

Y entonces te preguntas…¿Se me habrán agotado los temas? ¿Está situación será puntual? ¿Estaré sufriendo mi primera crisis bloggeril?

Pero te tumbas en la cama, tras tropecientas horas de trabajo, agotada, y entonces te das cuenta que todo tiene una explicación. 

No siempre rendimos igual, en ninguna de nuestras facetas de la vida, hay días de trabajo en los que sientes que has sido totalmente eficiente y has llegado a todo y, sin embargo, otros en los que has ido a medio gas.

Igual que pasa en casa, existen esas veces en las que en una hora has sido capaz de dejar todo perfectamente recogido, así como los hay espesos y que por más que no hayas dejado de recoger, cierras la puerta con la casa patas arriba.

Y como en estas, en muchas facetas de la vida.

Como ser blogger es una más de dichas facetas de mi vida, existirán veces en las que estaré más activa, más ocurrente y rápida, mentalmente hablando, y habrá otras en las que las palabras se queden esperando a salir, para cuando mi cabeza cierre las puertas del estrés y el cansancio.

Y ahora decirme…¿os ha pasado alguna vez?
⭐️Si te ha gustado lo que has leído te invito a comentar este post y, si te apetece, a seguir mi blog.