cuchufleta - mami

Nuestro corto periodo de lactancia 

A veces la vida te da momentos únicos, aunque sea por poco tiempo, y haber dado de mamar a Churreta ha sido uno de ellos por muchos llantos que nos haya costado.

Lo he dicho en varias ocasiones, que lo compartiría con vosotr@s, pero de hoy no pasa, esta es mi experiencia con la lactancia materna.


Como bien comentaba en mi post sobre el tema de la semana #10, siempre había dicho que no daría el pecho a mis hijos, lo decía, claramente, porque no sabía lo que era.

Unos días antes del positivo tuve un pensamiento claro, lactancia materna SI! Hasta yo me sorprendí a mí misma, un signo más de que estaba embarazada, las hormonas se apoderaban de mi.

Churreta nació por cesárea así que hizo él piel con piel con papi. En cuanto subí a la habitación me lo pusieron en mis brazos, que combinación de sentimientos, felicidad, emoción, agotamiento, dolor, incredulidad, dudas… Saber que era mi hijo pero sin embargo no conocernos en absoluto, en ese momento comenzó “la aventura de ser mamá”.

Tuvimos suerte y se cogió rápido al pecho, succionaba que daba gusto, claro está que no sacaba nada al principio. Qué bonito era mirarlo en mis brazos, sentir que yo era su único medio de supervivencia. Tan especial y tan mágico verlo dormir en mis brazos cuando terminaba agotado de mamar. No recuerdo exactamente cuándo empezó a sacar la “leche” propiamente dicha. 

Los primeros días las tomas se hacían a demanda, y si Churreta se dormía yo lo despertaba cada 3h, papi se despertaba con nosotros para hacernos compañía, le sabía mal, pero al final lo convencí para que siguiera durmiendo porque él tenía que trabajar.

Quizás fue sobre los 10 días de vida de Churreta cuando empezó la locura, había leído sobre lactancia y sabía que era muy esclava, pero algo no funcionaba… No hacía más que llorar a todas horas, mañana, tarde y noche, mamaba y nunca estaba saciado, pero no era sólo eso, terminaba durmiendo por agotamiento, era desesperante! Pero aún así, se suponía que era una etapa dura y había que ir adaptándose.

Después de 15 días tuvimos nuestro primera visita con Juan (el pediatra), exploración y control de peso, había engordado 30gramos, nos dijo que el peque tenía mucha hambre, que necesitaba comer más, que nos aconsejaba un suplemento de biberón. Recuerdo aquella tarde perfectamente, tras tomar bibe por primera vez, Churreta se durmió plácidamente, ni una sola lágrima, durante 5h seguidas. Sabéis lo feliz que me hizo no escucharlo con ese llanto desconsolado?

A raíz de ese día me propuse lactancia mixta, estaba claro que lo que le alimentaba mejor era el biberón pero no quería dejar de darle el pecho. La lactancia mixta era una locura total, un desespero y “cero descanso” para mí, pero se suponía que para el era bueno. Después de cada toma le daba un suple de biberón que empezó por 60ml, cambio de pañal, llantos hasta dormir y vaciarme el pecho porque aquello no había quien lo soportara, así que dormir yo nada de nada, se juntaba una cosa con otra.

No había pasado un mes, Churreta parecía que iba cogiendo peso, pero nada del otro mundo, los llantos eran exagerados, las largas horas sin dormir, ni mis brazos, ni mis mimos, ni mis paseos comedor arriba comedor abajo… Aunque preguntase, lo único que me decían era que tenía cólicos y que era lo “normal”. El dolor de mis pechos era exagerado, no había manera de vaciarlos, ni con Churreta mamando ni con sacaleches ni con nada. 

Y llegó el “día”, no podía más, ya no sé que me hizo tomar la decisión, si el poco peso que iba cogiendo Churreta, si sus llantos desconsolados o la presión, inflamación y dolor de mis mamas, pero algo en mí me hizo tomar la decisión, poner punto y final a esa etapa que había dejado de ser bonita y mágica para convertirse en un auténtica locura y desesperación.

No sé qué día era exactamente,llamé a la comadrona y le pedí las pastillas para cortar la leche. Aún así tuve que ir vaciando de poco en poco lo que ya había fabricado mi cuerpo. 

Hice lo que tenía que hacer, la mami que llevo dentro me pedía a gritos poner fin a este “conjunto de males” al que no veía solución si continuaba de esa manera. Tuve pena, de echo las últimas veces hice fotos y más fotos, no quería olvidarme de algo tan mágico como alimentar a Churreta, aunque por desgracia no era alimento suficiente. Y no me olvido, y adoro ver esas mamis que se sacan la teta donde sea para alimentar a sus peques, al igual que odio a quien lo critica, porque no saben lo que dicen!

Y se terminó, y podría decir que durante unos días la cosa se calmó, Churreta cogía peso, se quedaba saciado tras las tomas, podía descansar algo más. 

A día de hoy no tengo claro que el problema fuese mi pecho, cada vez más pienso que todo tenía relación con su intolerancia a la lactosa y con su “frenillo” que podía provocarle dificultad para hacer la fuerza necesaria para la succión y de ahí el “no alimentarse bien” y no vaciar mi pecho.

Sin duda me quedo con los momentos más preciosos de esta etapa y con los ojos cerrados volvería a repetir. 

¿Qué tal vuestra experiencia con la lactancia materna?

Anuncios

24 comentarios sobre “Nuestro corto periodo de lactancia 

  1. Realmente si la situación se estaba tornando tan mala, tanto para ti como para tu niño, hiciste lo mejor. Debió de ser un momento difícil, pero a la vista está que os fue bien.

    Mi pichón nació por cesárea programada, tuvo problemas respiratorios y se lo llevaron a nidos. Ni me lo dejaron ver un segundo porque se lo llevaron volando. Estuvimos un día entero separados. Ni piel con piel, ni nada :(. Casi todos me decían que mi lactancia materna sería un desastre.

    Pasé por algo similar a tu experiencia: el niño no engordaba y suplemento al canto. Solo que en mi caso, el pichón cada vez tomaba más pecho y menos bibe. Hasta un día que decidí que ya no le iba a preparar ni un bibe más porque el pobre no quería ni olerlos (le daban arcadas, escupía la tetina, lloraba…). Y como empezó a engordar muy bien (cogió más de un kilo en su primer mes y así siguió, con ese ritmo, bastantes meses más), al mes de vida ya no tomaba suplementos. La lactancia mixta es horror de los horrores. Además, casi siempre, al final la que acaba haciendo toooodo es la mamá (qué rabia tener que levantarse a preparar bibes). Es matador.

    El problema, creo yo, radica en lo mal informados/formados que están los sanitarios en lactancia materna (ni ginecólogos, ni matronas, ni enfermeros, ni pediatras…). No saben ayudar cuando algo falla porque no tienen ni puñetera idea. O te buscas tú las habichuelas y sales adelante como buenamente puedas (es lo que hice yo). La de subnormalidades de consejos que me dieron los “profesionales de la salud” no sé si son para reírse o llorar.

    Un abrazo!

    Me gusta

    1. Bueno almenos pichón cada vez tomó más pecho y fue engordando, eso es una tranquilidad para la mami, pero cuando ves que todo es un conjunto de situaciones negativas… Es agotador! Puede que influya la formación-información con la lactancia materna o puede que haya casos en los que por desgracia no sea la mejor vía de alimentación para un peque, sea una u otra, sin duda mejoró nuestra calidad de vida.

      Muchísimas gracias por comentar guapa! Besitos

      Me gusta

      1. De eso se trata, de que el niño se alimente y tanto él como la mamá estén bien.
        Si yo hubiese seguido los consejos de mi matrona y de la pediatra de entonces, iba lista 😦
        Lo que hay que mirar es el bienestar del bebé. Y la madre para poder cuidar de su bebé tiene que estar bien -estar agotada física y mentalmente es una tortura-.

        Un abrazo!

        Le gusta a 1 persona

  2. Jolines! a veces no funciona, y seguramente lo del frenillo y la intolerancia tuviera algo que ver, pero hiciste lo que debías, tenemos que disfrutar de cada cosa que hagamos como mamis, y por desgracia tu no podías disfrutarlo, así que tu decisión fue la correcta, además que estar descansad@s para estar 100% es muy importante también! Un beso!

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo le di al mayor durante dos meses y por consejo de mi doctora(no sé si muy bueno la verdad) lo dejé porque era yo la que estaba perdiendo mucho peso.
    Con el segundo tuve que dejarlo a la semana porque los dolores eran insoportables y me pasaba el día llorando solo de pensar que tenía que amamantar al bebé.
    Si algún día llegó a tener otro hijo pienso volver a intentarlo, ahora que me he informado mucho más y sé que después de todo hay luz y se puede!
    Yo también me quedo con esos momentos grabados en mi memoria para siempre…. Al igual que tú! No somos peores madres por esto 😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues si, al fin y al cabo creo que siempre intentamos hacer lo mejor para ellos. Yo también volvería a intentarlo sin duda alguna! No somos peores ni mucho menos, pero sí que es cierto que a veces te sientes mal de escuchar y leer según qué cosas. Gracias por comentar guapa! Un besito.

      Le gusta a 1 persona

  4. En nuestro caso tampoco cogía peso, en todos los lados decían que Mami tenía mucha leche pero nada… Después de varias visitas a urgencias y a la matrona darle el pecho allí y ver que tomaba bien, pero teníamos que darle refuerzos… Mami cada vez se sentía peor, y fue cuando decidimos que si no podía ser, mejor dejarlo que iba a ser mejor para Mami y para el Peque. Estuvo durante un tiempo sacándose la leche para darle lo que salía en biberón. Nos hubiese encantado que hubiese tenido lactancia materna.

    Le gusta a 1 persona

  5. La lactancia es dura, no es precisamente un camino de rosas. Yo creo que el frenillo y la intolerancia a la lactosa te lo han puesto muy difícil. Los niños con frenillo tienen muchas dificultades para succionar y al final si no se detecta a tiempo frustran cualquier intento de lactancia. Es normal que tomases esa decisión, la lactancia tiene que ser placentera, no un viacrucis. El bienestar de la mamá y del peque son los primero. Un beso enorme.

    Le gusta a 1 persona

  6. Oixxx tubo que ser duríssimo para ti, pero eres una super mami, hiciste lo posible para darle el pecho e hiciste lo posible para que él estara bien!la verdad que la lctancia materna para mi fue algo rotundamente esoecial y le di durante 9 meses pero al cabo de 5 meses sin darle aun lo hecho de menos!!! Besitos supermami😘

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola guapa! Mi experiencia completa, si la quieres leer, la tengo en el bloc, pero te resumo un poco. Yo tb la tuve por cesárea, piel con piel con papi, y al llegar a la habitación la peque no cogía pecho, así que me empecé a obsesionar con que había un problema (los consejos todos en contra en fin… en estos casos mejor seguir tu instinto). Mi pezón era corto y la peque tenia frenillo, me marqué un mes para intentar que todo funcionara con pezoneras y con sacaleches y en una semana lo conseguí. A día de hoy 6 meses de lactancia materna exclusiva y muy feliz. En tu caso hay algo que tenia claro, si la magia desapareciera dejaría de darle el pecho. No puede ser un momento de agobio, ni ver a ti hijo-a sufrir, así que aun siendo duro es lo mejor que pudiste hacer. Y olvidemos esos comentarios irientes de los que opinan que quien dejan de dar el pecho son menos madres, porque nadie conoce los motivos y hacen mucho daño. Recuerda los momentos felices y disfruta de ellos guapa. Besos 💋💋

    Me gusta

  8. Fíjate, me ha recordado a mi historia pero al revés… Yo traté y traté de darle el pecho a mi hija, ella lloraba desconsoladamente y se ponía tan nerviosa que a los 20 días dejé de intentarlo, tambien tenia frenillo, pero los medicos lo vieron después… Siempre me quedé con las ganas de darle pecho y poder saber que es lo que se siente… No obstante cuando tuve que tomar la decisión (porque era un sin vivir) aunque me costó quedé tranquila al verla callar y dormir tan plácidamente. Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que es difícil querer y no poder, sea cual sea el motivo, para mí fue una pena muy grande dejar de lado aquella cortita etapa, aún veo las fotos y me da nostalgia, aquello que sentía alimentando a mi bebé nunca lo podré olvidar. Almenos me quedo con que, pocos días, pero sentí lo que era dar de mamar.
      Muchas gracias por tu comentario. Un besazo!😘

      Me gusta

  9. Hola que mal se pasa, pero esa decisión fue la mejor para ese momento, también lo pasé mal, cesárea programada, no bajo la leche hasta el quinto día,y eso q hize piel con piel, súper hinchada manos y pies q parecían explotar, y mi bebe lloraba de hambre solo el calostro no era suficiente, así que no dude en darle ayuda ya en el hospital al segundo día heridas en los pezones lloraba de dolor, conseguí darle 8 meses, pero me duró la convalecencia un mes y pico porque me tenía q sacar la leche ( sentada como podía cada 4 horas y me tiraba dos sacándome para conseguir 60 o 80 ml ) y dársela en biberón porque era un dolor insoportable el de las heridas.
    No están bien formadas las matronas, me salvó el grupo de Lactancia que hay en las redes y por Barcelona,se llama Alba Lactancia, no se si lo conocéis, yo lo recomiendo siempre!! Ayuda mucho cuando estás mal y ves que hay más mamas como tú, ellas son mamás y tienen mucha experiencia y asesoran y salvan muchas lactancias.

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que es duro, pero satisfactorio me imagino en ocasiones, cuando empieza a causar un problema, sea cual sea, creo que es conveniente tomar la decisión más oportuna en ese momento.

      Pues también debió ser muy duro para ti, madre mía…

      No conocía ese grupo no, gracias por compartir y contar tu experiencia. Besazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s